‘Navdanya’ significa 9 semillas

Escrito por: Vicente Palop. Colaborador de la organización Navdanya* en Bija Vidyapeeth-Universidad de la Tierra, Dehradunn, Uttarakhand (India) - 10•Dic• 12

La comprensión de la Ciencia Astrológica y su influencia en los procesos terrenales vendrá a partir del estudio de los 9 planetas (Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno, Nodo Norte y Nodo Sur) y sus respectivas vibraciones sutiles, encarnadas en las 9 semillas fundamentales (Trigo, Arroz, Guisante, Alubia Verde, Garbanzo, Alubia Roja, Sésamo, Alubia Negra y Alubia Blanca, respectivamente). Estrofa 26, Prasna Marga (Tratado anónimo de Astrología India de origen ancestral)

El término “cooperación” desde un tiempo a esta parte está repleto de diferentes interpretaciones. En la mayor parte de los casos podemos encontrar que los significados son complementarios, aunque no siempre. Por ejemplo, solemos acuñar el término con ideas relacionadas con el transvase de bienes o servicios, de países con reconocido desarrollo a países con dificultades. Por otro lado, existe una necesidad creciente de dinamizar, desde las agencias de cooperación, procesos participativos que aseguren las inversiones realizadas, así como difundir procesos democráticos para toma de decisiones.

 

La cooperación implica la participación en equidad de todas las partes

 

Estas dos acepciones, que parecerían complementarias y constructivas, conviven con algunas acciones gubernamentales de dudosa equidad, bajo el paraguas de la “cooperación para el desarrollo”. Me refiero a cuando desde los países se clarifica cuáles son las zonas de trabajo y en qué ámbitos se puede intervenir. Las razones no se ocultan demasiado; bajo el epígrafe de “intereses nacionales” entran asuntos como la búsqueda de mercados emergentes o el fomento de programas de importación-exportación (Hansen 1996), e incluso la difusión del patrimonio y cultura de un determinado país “desarrollado”. Estas circunstancias en suma, no parecen muy constructivas.

Horizontalidad, comunicación e intercambio

Curiosamente, muy pocos son los actores que tratan el término en función de su significado original. Según la RAE, cooperación es “obrar juntamente con otros para un mismo fin”. La apreciación se me antoja interesante, porque hace hincapié en algunos principios quizás excesivamente olvidados: por un lado, el término implica horizontalidad, y ello requiere interlocución entre iguales; por otro, búsquedas conjuntas de objetivos que beneficien a ambos, y, por último, caminos que contemplen trabajar con las potencialidades de cada uno de los actores al servicio del resto.

También estamos asistiendo últimamente a un nuevo fenómeno: los países con dificultades parecen haberse cansado de trabajar con el mundo teóricamente desarrollado y empiezan a relacionarse entre sí, fenómeno acuñado con el nombre cooperación sur-sur, término que por fin implica fidelidad a la definición de la RAE. Para ello se ha tenido que poner encima de la mesa de la negociación aquellos aspectos pueden aportar circunstancias para el beneficio común, ante lo cual, los hechos parecen invitar a reconocer, que estos procesos resultan más eficientes para propiciar desarrollos endógenos.

Nuevas claves de desarrollo

La India, como potencia emergente, ha estado consolidando el desplazamiento del eje del desarrollo de USA-Europa-Japón a China-India-África-Brasil, por lo cual considero que, aunque probablemente haya que trabajar todavía mucho en el ámbito de la distribución de la riqueza, no cabe duda de que se están conformando claves de desarrollo a tener en cuenta.

Una de estas claves pienso que se encuentra en Navdanya. Se trata de una entidad india para los indios y con una vocación de extender, conjuntamente con otros actores internacionalistas, una nueva cultura de protección al medio ambiente a través de la toma de conciencia en temas como el consumo responsable, la eliminación de fertilizantes y pesticidas químicos, el control de los productos transgénicos, así como desde una nueva concepción de las relaciones entre las personas, lo que engloba conceptos como la participación, el respeto, el género… En suma,se trabaja desde una concepción del desarrollo poco habitual, pero extremadamente interesante.

 

 

Navdanya es una entidad de muchas interrelaciones, tanto en un ámbito organizativo como en los ámbitos de la misión de la misma, lo cual puede hacer perder el foco del observador apresurado. No obstante, si le dedicamos el tiempo necesario, podemos encontrar elementos de interés relevante ya que podemos:

–Conocer, poder hablar y trabajar con agricultores involucrados en procesos de desarrollo alternativo, así como trabajar con comunidades agrícolas participativas. Ellos y ellas pueden abrir claves de un desarrollo sostenible, más en contacto con la naturaleza, más participativo, más en el entorno de las necesidades reales. En una palabra, más humano.

Navdanya basa la vivencia de la democracia en la adquisición de las capacidades.

–Tener la oportunidad de acercarse a los postulados y técnicas de trabajo de la agricultura orgánica. Considero que este tipo de prácticas en breve espacio de tiempo serán de obligado cumplimiento, no solo por los requerimientos de los gobiernos. El cambio puede venir por las exigencias de los consumidores al respecto.

–Entender y vivir la dimensión del desarrollo desde la perspectiva de Sen (1999). Las capacidades de las personas son las que configuran el desarrollo, los derechos constitucionales sin capacidad de ejercerlos no sirven de mucho. Navdanya basa la vivencia de la democracia en la adquisición de las capacidades.

–Vivir el desarrollo desde los ritmos y pautas naturales, es decir, de respeto absoluto al orden natural, estudiando su crecimiento y siguiendo su ruta. En este sentido me ha resultado muy interesante la concepción de la naturaleza, como madre a la cual le debemos respeto y adoración, muy en sintonía con las percepciones andinas, lo cual me sugiere la idea que los saberes ancestrales en el fondo son uno mismo.

Hacia una construcción social basada en la integración

El hecho de trabajar y de vivir por un tiempo en los entornos de Navdanya puede suponer una experiencia con un alto grado de aprendizaje, no solo por el acceso a contenidos académicos, también por la vivencia de la integración de conceptos, que no deben separarse de modo enciclopédico, como hacemos en Europa, sino que deben armonizarse y empezar a configurar un todo holístico con particular potencial: la ecología, la agricultura, el consumo o la democracia, son actuaciones con interrelaciones fundamentales para la construcción social y el desarrollo, por lo cual, no pueden caminar por separado.

Vicente junto a la doctora Vandana Shiva, fundadora de Navdanya y una de las expertas en medio ambiente y agricultura ecológica más reconocidas el mundo

 

*Navadnya basa su trabajo en la investigación, la formación, la conservación de cultivos y especies, la agricultura ecológica y el comercio justo para apoyar a los pequeños agricultores del norte de la India en la mejora de sus condiciones de trabajo y vida, al tiempo que respalda la preservación de su cultura y tradiciones. Si quieres saber más sobre la organización, cómo ser viajero solidario y otras formas de colaborar, puedes hacerlo en:

http://destinosolidario.org/navdanya.asp

En este blog te invitamos a que tú te conviertas en ese factor de impulso que otras personas con inquietudes necesitan para dar ese primer paso y hacer realidad esa llamada solidaria, de compromiso. Puedes enviarnos tus textos y fotos a la dirección de email info@destinosolidario.org y nos pondremos en contacto contigo.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de la RSS 2.0 . Puede dejar una respuesta o trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen CAPTCHA

*