Volver

Consejos útiles

En cualquier viaje, es conveniente contratar un seguro que cubra problemas en los desplazamientos, robos, pérdidas y posibles incidencias médicas y legales.

Documentación

Los ciudadanos españoles que quieran viajar a Uganda deben tener pasaporte con validez mínima de tres meses. No es necesario visado. La estancia máxima en el país es de tres meses.

Se aconseja siempre llevar al menos una fotocopia del pasaporte, visado y documentos de viaje (billetes, reservas, seguro,…) en un lugar diferente al original, para poder presentarlas en caso de pérdida o robo de los documentos. Una medida complementaria es escanearlos y tenerlos almacenados en una cuenta de email.

Es aconsejable que te apuntes o aprendas nuestro teléfono (0034 630 81 02 01), así como el del consulado español en Casablanca (00 212 22 22 07 52, 00 212 22 22 59 06, 00 212 22 22 18 95 y 00 212 22 22 71 45) o en Rabat (00 212 37 68 74 70). Las direcciones de email son cgespcasablanca@mail.mae.es y cgesprabat@mail.mae.es , respectivamente.

Sanidad

Te recomendamos informarte con antelación suficiente –al menos mes y medio- sobre las vacunas recomendadas (entre ellas, están las de la fiebre amarilla, la hepatitis, el tifus y el cólera), así como sobre los tratamientos que puedan ser aconsejables para la zona a la que vas. Puedes consultar la página web del Ministerio de Sanidad español y acudir a alguno de los servicios regionales de vacunación internacional.

Es conveniente llevar un botiquín que incluya antibióticos, antidiarreicos, antiinflamatorios, suero oral, repelente de insectos (que contenga DEET), crema de protección solar y todos aquellos medicamentos que necesites de forma regular. Para protegerse del fuerte sol son recomendables gorra o sombrero y gafas de sol. En caso de que seas alérgico, debes tener en cuenta que vas a desenvolverte en un medio rural.

Hay que extremar las precauciones con el agua y los alimentos; los problemas estomacales son frecuentes entre los viajeros. Es mejor comprar siempre agua embotellada y usarla incluso para lavarte los dientes. Para las excursiones y el trekking, es muy útil una cantimplora.

Asimismo, se recomienda evitar el consumo de alimentos no cocinados, así como de frutas y verduras no peladas.

Bancos, comunicaciones y transporte

La diferencia horaria es de una hora menos que en la zona del meridiano de Greenwich. Hay que tener en cuenta que el concepto del tiempo y su transcurso no es el mismo en Marruecos que en otras zonas geográficas.

La moneda de Marruecos es el dirham, que tiene un cambio variable. Actualmente ronda los 11 dirhams por euro.

Existe una amplia red de bancos, cajeros automáticos y casas de cambio en las ciudades. Se pueden cambiar tanto euros como dólares sin problemas, bien en efectivo o en cheques de viaje.

No está permitido sacar del país moneda local, por lo que es conveniente cambiar el dinero que te haya sobrado antes de llegar al aeropuerto.

La corriente eléctrica es de 220 V y los enchufes son de tipo europeo. El suministro eléctrico sufre en ocasiones cortes, por lo que es recomendable llevar una buena linterna y pilas de repuesto.

Existe una completa red de transportes públicos. Los viajeros pueden desplazarse en autobús, tren (aunque la red no cubre todo el país) o taxis colectivos. En estos últimos, es conveniente pactar el precio antes de iniciar el recorrido.

Para telefonear a Marruecos hay que marcar el prefijo internacional (00), seguido del prefijo del país (212) y el número de teléfono con el que queramos contactar. Los números tienen ocho dígitos. Existen teléfonos públicos.

Hay cobertura de móviles en prácticamente todo el país, activando el servicio de roaming. Otra opción es comprar un móvil o una tarjeta SIM local de prepago, para usar durante la estancia. Una tarjeta recargable cuesta unos 3 euros.

Existe red de conexión por Internet en la mayor parte del país, con locales públicos donde poder conectarse.

Otros datos prácticos

Debes mantener en cualquier momento las precauciones mínimas de seguridad, como vigilar tus objetos personales, no hacer ostentación de cosas valiosas y no caminar solo de noche por la calle, así como extremar los cuidados en los desplazamientos por carretera.

Es importante mantener en todo momento una actitud de respeto hacia la cultura del país, evitando una actitud crítica ante prácticas comunes en el mismo y que pueden resultarnos difíciles de entender.

Las personas en Marruecos son muy educadas y tiene muy en cuenta los buenos modales. Una actitud respetuosa y amable te abrirá muchas puertas y el buen humor puede ayudarte a solventar situaciones complejas.

La población es muy hospitalaria. Es habitual que inviten a los visitantes a tomar té en sus casas. Antes de entrar en una vivienda, recuerda descalzarte.

La población de Marruecos es muy conservadora y religiosa. La mayoría de la población es musulmana (más del 95%), con minorías judía (1%), cristiana (0,6%) y de otros cultos (1,8%). Sé siempre respetuoso ante lugares y objetos considerados sagrados y no critiques los cultos y prácticas religiosas. La entrada de no practicantes no está bien vista en mezquitas y lugares de culto (en algunas está, incluso, prohibida).

Sé extremadamente respetuoso al relacionarte con las mujeres, sobre todo si eres hombre. Evita el contacto físico y las miradas directas.

Durante el Ramadán, la población musulmana no puede comer, beber ni fumar desde la salida hasta la puesta de sol. El ayuno no es obligatorio para quienes no sean musulmanes, pero por respeto es recomendable no comer ni beber en lugares públicos a la vista de aquellos que están ayunando. En 2013, el Ramadán abarca del 9 de julio al 8 de agosto.

La población de las comunidades rurales de Marruecos conserva, en su mayoría, las formas tradicionales de vestir. Es aconsejable llevar ropa cómoda, no ajustada, de colores claros o verdes (para evitar atraer a los mosquitos) y teniendo en cuenta que si cubrimos las piernas y los brazos evitaremos tanto las picaduras como el efecto de los fuertes rayos de sol.

En las zonas de interior el clima puede ser muy extremo, con grandes oscilaciones de temperatura entre el día y la noche. Recuerda llevar alguna prenda de abrigo. Si quieres realizar alguna excursión  a la zona de montaña o senderismo, te recomendamos llevar guantes, pantalones que repelan el agua, jersey y anorak, gafas de sol y unas buenas zapatillas de deporte o botas de montaña.

Marruecos es un país con numerosas lenguas vivas en su territorio. Los idiomas oficiales son el árabe, el tamazight (lengua bereber) y el francés. Intentar aprender algunas palabras o frases en los idiomas locales será un gesto muy apreciado por los lugareños, aunque en la mayoría de las ocasiones la comunicación no necesita de palabras.

La población local suele guiarse en su día a día por el ritmo del sol. Intenta adaptarte y disfrutar de todas las horas de luz solar.

Es mejor llevar contigo todo lo que necesites para tus equipos fotográficos y de vídeo.

Hay que actuar con respeto y cuidado a la hora de fotografiar ciertos lugares o personas. Si te encuentras con alguna reacción en contra, debes parar de hacer fotos y disculparte con las personas ofendidas.

El regateo es una práctica tradicional y común en los mercados locales. Los comerciantes contemplan ya esta negociación al pedirte precio por su mercancía. Regatea. Eso sí, sólo si tienes intención real de comprar. Negociar hasta llegar a un acuerdo y, después, rechazar la compra, será muy mal visto.

También son habituales las propinas. Recuerda llevar monedas de pequeño importe y, si no tienes o no quieres dar propinas, comunícaselo a la persona que quiere prestarte un servicio por el que esperará este tipo de retribución antes de que lo haga.

Volver